Golf durante todo el año en las Islas Canarias “Despegando con fuerza”

Golf durante todo el año en las Islas Canarias “Despegando con fuerza”

Diecisiete campos, varios en construcción y proyectos futuros auguran un importante desarrollo de este sector

Las Islas Canarias son un destino que atrae cada año a cientos de visitantes. Además de los atractivos turísticos de sol y playa, la bonanza de las temperaturas y las buenas infraestructuras hoteleras, la práctica del golf va sumando un mayor número de aficionados, procedentes principalmente de la Península, Reino Unido y Alemania.
Canarias cuenta con 17 campos de golf: ocho en Tenerife, seis en Gran Canaria, uno en Lanzarote , otro en Fuerteventura y, más recientemente, uno en La Gomera. Y esto, sin contar los que se sumarán en breve, como el campo que se está construyendo en la Playa del Carmen de Lanzarote, los campos Anfi y La Minilla en Gran Canaria y Abama en Tenerife.
De hecho, en el archipiélago se hallan campos de primer nivel preparados para acoger torneos internacionales y otros en los que el visitante menos avanzado puede iniciarse o mejorar su marca.

UNA TRADICIóN CENTENARIA
El juego del golf en Canarias cuenta con una tradición centenaria que encuentra sus raíces en las relaciones comerciales que mantenían los isleños con  las Islas Británicas. Según se dice, fueron los comerciantes británicos los que introdujeron este deporte en las islas y construyeron los primeros hoyos gracias a la ayuda de las familias canarias. Fruto de esa iniciativa surgió el Real Club de Golf de Las Palmas, que se acabaría convirtiendo en el primer campo de España, construido en 1871.

LOCALIZACIONES DE EXCEPCIóN
La orografía del paisaje es un reclamo para los golfistas que pueden practicar este deporte en un entorno singular. El Océano Atlántico, como telón de fondo, regala una brisa refrescante y las playas de arena blanca o negra, según los casos, unas vistas espectaculares. Los campos ubicados en el interior están localizados entre una vegetación frondosa y salvaje.
Como campos singulares podemos señalar el de Lanzarote, el Costa Teguise. Está situado al pie de un gran volcán y el recorrido transcurre entre lava volcánica, cactus y más de tres mil palmeras. Peculiar también es el Fuerteventura Golf Club, ya que se trata de la única zona verde de la isla, en contraste con las áridas llanuras del resto del territorio. También único es el Tecina Golf, de 18 hoyos, el primero de la Gomera, abierto desde el 1 de noviembre.

NUEVAS INFRAESTRUCTURAS
El creciente número de campos de golf de las islas no sólo significa apostar por un turismo de mayor calidad, sino que se traduce en un plan de infraestructuras que trae consigo la construcción de un elevado número de complejos hoteleros y resorts, ubicados en los propios campos o muy próximos a ellos.
De este modo, los clientes pueden practicar este deporte en unas instalaciones de lujo, alojándose en establecimientos de primera categoría y con la comodidad que supone no tener que desplazarse hasta el campo. Este es el caso, por ejemplo, del Salobre Golf & Resort de Las Palmas, un complejo residencial en torno a dos campos de golf, de 18 hoyos, que incluye villas y el lujoso Hotel Sheraton. Éste se inaugurará a finales del próximo año.
Islas como Fuerteventura, que han presumido de huir de las aglomeraciones y del turismo de masas, están invirtiendo sumas importantes de dinero en la construcción de un complejo ubicado junto al campo de golf, en el que se contemplan apartamentos y un centro comercial, así como el hotel de cinco estrellas.