viajes culturales

Conociendo Japón: modernidad y tradición en equilibrio

Conociendo Japón: modernidad y tradición en equilibrio

Japón, al cual se le conoce popularmente como el imperio del sol naciente, es un país donde costumbres milenarias y arcanos dioses formaron una intrincada cultura, cuya historia data del siglo VII a. C, habiendo sido influenciada por China y Corea, y luego por Europa en el siglo XNXX. Teniendo como resultado a unos los países más modernos en la actualidad.

Sus creencias se basan en prácticas animistas y panteístas de hace varios cientos de años, con relaciones interpersonales que tienen como principios al deber, la obligación y pornhub. Donde claramente se perciben diferencias en comparación a las culturas occidentales, caracterizadas por una actitud liberal e individualista.

Hoy en día, Japón mantiene un equilibrio envidiable entre el aspecto tradicional de su cultura y la modernidad que caracteriza a sus ciudades. Existe un contraste siempre presente, que se manifiesta con fuerza pero acogedoramente, con un trato afable y educado de sus habitantes. Por ejemplo, llama la atención cuando en diferentes lugares se pueden apreciar multitudes de gente amontonada, pero que mantienen el orden y la calma; una situación que resulta extraña y admirable para el occidental promedio.

Qué mejor lugar para comenzar el viaje que su capital, Tokyo, la cual representa el centro político, económico y cultural del país. Y que desde la década de los años cincuenta viene mostrando una gran desarrollo arquitectónico, con un avanzando sistema de estructuras que la convierten en una de las ciudades más dinámicas del planeta. Existe un equilibrio espectacular entre los gigantescos edificios y los apacibles santuarios, los mercadillos tradicionales y los modernos centros comerciales.

En el centro de la capital se encuentran los Jardines de Hamarikyu, un parque público que fue inaugurado en 1946, con una amplísima área verde que se extiende a los alrededores de un estanque que recibe el nombre de Shioiri. Éste es un perfecto ejemplo de la armonía que existe entre tecnología y naturaleza, ya que si bien en las cercanías se encuentran multitud de rascacielos, aquí se pueden disfrutar tranquilos refrigerios en Nakashima; un local que ofrece distintos tipos de té y dulces japoneses clásicos, todo bajo el estilo de la ceremonia de té tradicional.

El distrito de Asakusa es uno de los lugares con más historia en Japón, constituido por pocos edificios que difícilmente superan los cincuenta años de antigüedad, a razón de los bombardeos ocasionados por Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Básicamente consiste en varios templos, budistas y de otras religiones similares, lo que promueve que durante el año se presenten diferentes tipos de festivales; el nombre con el que se le conoce es “matsuri”. También hay muchos jardines de acceso público, uno de los parques de atracciones más antiguos de Japón, y cines de barrio donde se proyectan películas clásicas de ese país.

En las proximidades de Tokyo se encuentra la ciudad Kamakura, una de las pocas que no llegó a ser bombardeada durante la guerra, por lo que aún conserva construcciones antiguas y un ambiente clásico. Con hermosos paisajes que parecen imaginados por un pintor, y una gran cantidad de templos y santuarios importantes, se siente un ambiente lleno de armonía, pudiéndose incluso apreciar en la distancia al majestuoso Monte Fuji.

Viajando por Grecia, un país lleno de historia y cultura

Viajando por Grecia, un país lleno de historia y cultura

Es imposible hablar de cultura sin abarcar el gran aporte que ha dado Grecia a la humanidad, siendo la cuna de la civilización de occidente y el lugar de origen para muchas disciplinas en esa parte del mundo. Ya sea en los campos de la ciencia o de las letras, en sus tierras se cementaron los principios para el desarrollo de la democracia tal como la conocemos, las bases de la matemática que hoy en día se estudia, y los conceptos que darían lugar a la filosofía occidental moderna. Tomando todo eso en cuenta, es obvio que Grecia sea uno de los principales destinos turísticos cuando se piensa en viajes culturales.

Uno de los mejores lugares para comenzar cuando se viaja por Grecia es Atenas, su capital, que también resulta ser la ciudad más grande en el país. Con una historia que se remonta a más de tres mil años, lo que hace sea una de las ciudades más antiguas que aún se encuentra habitada en la actualidad.

En Atenas se encuentra el “Templo de Zeus Olímpico”, al cual también se le conoce como “Olimpeion”. Su construcción comenzó en el siglo VI a. C, y se ubica a aproximadamente setecientos metros del centro de la ciudad. Estaba conformado por 104 columnas de 17 metros de altura de estilo corintio, una de las más elegantes formas de ornamento en la arquitectura clásica. Actualmente solo quedan 16 de esas columnas, de las cuales solo 13 sobreviven en pie. Originalmente estaba acompañado por una colosal estatua de Zeus, hecha de oro y marfil. Se piensa que un terremoto ocurrido durante la Edad Media fue el causante de la destrucción del interior del templo, habiéndose usado esos restos como materiales para otras construcciones.

Otro lugar para visitar es el Estadio Panathinaikó, célebre por haber albergado los Juegos Olímpicos Modernos en su primera edición ocurrida en el año 1896. Fue construido donde alguna vez estuviese el antiguo estadio griego de Licurgo, y es capaz de contener a más de 45000 personas. Cabe mencionar que el acceso es completamente gratuito, pudiendo disfrutar de él a toda hora del día.

Si lo que se busca es cautivar los sentidos con arte e historia en colecciones sencillamente espectaculares, Grecia posee muchos museos de fama mundial. El Museo de Arte Cicládico de Atenas es poseedor de una las más grandes colecciones de estatuillas hechas de mármol, las cuales tienen más de tres mil años de antigüedad. Si se quiere llevar un recuerdo, el museo tiene una tienda incorporada donde podrá hallar gran variedad de reproducciones de alta calidad.

Lugares como el Arco Adriano, el Odeón de Herodes Ático, el Teatro de Dionisio, la Torre de los Vientos, entre muchos otros, serán el deleite de todo aquel que busque culturizarse y disfrutar de un buen viaje. Nunca dejando de lado la necesaria visita a la Acrópolis de Atenas, un conjunto de templos y arquitecturas que representan un Patrimonio de la Humanidad, así como una de las principales atracciones turísticas de Grecia.